Léeme.

Asilo Poético

Y hace unos días ocurrió. Encarceladas por las fronteras con las que Europa recluyó a miles de refugiados, un grupo de chicas que de éstos formaban parte tuvieron la ocurrencia que aquí narramos. Y es que mientras los gobiernos permanecían negándoles la entrada al continente que vaya usted a saber quién les dijo les pertenecía, ellas de pronto fueron conscientes... Que aquellas vallas, en efecto, les impedían con sus manos y con sus pasos e incluso con sus palabras llegar hasta nosotros, pero no con sus versos. Que los versos, pensaron, no entienden de fronteras ni de uniformes ni de alambres de espino, que se diluyen en el aire para llegar hasta cualquier oído que quiera sentirlos, pájaros invisibles que se posan en los hombros para susurrar aquello que está en algún lugar escrito. ¡Y que ni siquiera necesitan de los malditos papeles para poder ser finalmente escuchados! Porque dejando como dejamos las ventanas del Taller 57 abiertas, hace unos días como dijimos ocurrió que esos versos entraron revoloteando para, cansados después del largo viaje, posarse sobre algunas de nuestras camisetas. Y así quizás, estos versos tal vez puedan ayudar ahora y desde aquí a Karime, Adele, Ely y Mahmonir a recorrer ese mismo camino, que si la poesía no tiene fronteras, por qué deberíamos tenerla nosotros.

El 100% de los beneficios de estos modelos fueron utilizados para ayudar a estas chicas a poder asumir los costes que conllevan los procesos de solicitud de asilo.

Poetisas:

Karime, Adele, Ely y Mahmonir son un grupo de chicas que han creado un colectivo creativo mientras esperan en Atenas después de un largo viaje en busca de una vida mejor. Con la esperanza de poder pronto conocer cuál será su futuro, están canalizando todas sus experiencias en la escritura, los documentales y la ilustración. En pleno proceso de creación de un libro de poesía, han decidido compartir con Léeme algunos de sus versos.